0

En 1818, nace en Inglaterra Emily Bronte, en una pequeña aldea –llamada Thornton- del condado de Yorkshire.
En 1820 la familia Brontë se muda a Haworth -otra aldea diminuta del mismo condado- luego de que su padre fuese nombrado párroco. Y es en este mismo lugar, 28 años más tarde (1848) en donde fallece tras haber contraído tuberculosis.
Emily y dos de sus hermanas –Charlotte y Anne- publicaron sus novelas bajo el seudónimo Bell. Debido a que los libros escritos por mujeres no estaban bien vistos en el siglo XIX, las hermanas tuvieron que completar este seudónimo a partir de nombres masculinos, de esta manera: Emily sería Ellis, Charlotte/Curell, y Anne/ Acton.
De esta manera, Emily publica en 1847, su primer y única novela, Cumbres borrascosas (Wuthering Heights); a pesar de sus críticas y del poco éxito que ha tenido esta novela apenas salió, con el tiempo ha logrado convertirse –y no podía ser menos- en uno de los clásicos más importantes de la literatura inglesa.
La historia está narrada por dos personas: en primer lugar, por el señor Lockwood, quien llega a cumbres, en 1810, para alquilar la “Granja de los Thrushcross” propiedad de un viejo llamado Heathcliff. Cuando Lockwood, pasa la noche en Cumbres Borrascosas a causa de una gran tormenta, descubre en una de las repisas de la habitación donde ha sido dirigido, las inscripciones de un nombre “Catalina” (o Katherine, dependiendo la traducción), con tres variantes: Catalina Earnshaw, Catalina Heathcliff y Catalina Linton.
En segundo lugar, la historia del pueblo y de quienes vivieron allí (y algunos todavía viven en el lugar) es narrada al señor Lockwood por la señora Dean, quien en ese momento es ama de llaves de la “Granja de los Thrushcross”. Así, tanto el señor Lockwood, y gracias a la señora Dean, nos vamos enterando quién fue Catalina –Earnshaw, Heathcliff y Linton-, quién es realmente el señor Heathciff y cuál es la tormentosa historia de amor y odio que unió a ambos, y que no deja descansar a ninguno en paz.
La fuerza y el carácter osco de su autora y de aquel páramo donde vivió, se ven reflejados en Cumbres Borrascosas y en sus dos personajes principales, donde Emily dejó una parte de su grandiosa alma.
Recomendamos mucho la edición de Editorial Sudamericana porque contiene el magistral prólogo de Victoria Ocampo, donde sus 56 páginas valen cada palabra que lo compone:

“he creído útil agregar este prefacio a la edición Argentina de Wuthering Hights para conocer mejor a su autora y su inverosímil historia” (pág 55).

Dato: quienes no quieran spoilearse toda la novela, recomendamos leer solo una parte del prólogo –hasta la pág. 35- antes de leer la novela, y luego de finalizarla, volver a leerlo completo.

Giuliana y Lucia
Somos futuras licenciadas en Letras de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Escribimos e investigamos sobre literatura y todo lo relacionado a ella. Hacemos reseñas sobre libros, realizamos críticas constructivas sobre los mismos y compartimos espacios literarios y artísticos.

    La hermana menor

    Anterior

    El café tortoni

    Siguiente

    También te puede interesar...

    Comentar

    Dejar comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Mas Sobre Ficción