CuentoMitología

La casa de Asterión

El Minotauro

Jorge Luis Borges
1984
Emecé Editores

Según la mitología griega el Minotauro era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro, hijo de Pasífae -esposa del rey Minos- y de un toro. Su nacimiento fue producto de una venganza del dios Poseidón contra Minos, quién no cumplió con el sacrificio del toro que había prometido. Así fue como Poseidón hizo de Pasífae sienta un deseo incontrolable e insólito por el toro de Creta. De esta manera nace el minotauro y a medida que va creciendo se vuelve incontrolable, es por esto que Dédalo -a pedido de Minos- construye el laberinto de Creta, una estructura gigantesca con incontables pasillos y direcciones, aunque sólo uno conducía al centro, donde la criatura había sido encerrada. De esta forma, cada 9 años se ofrecía un tributo de 14 personas que entraban al laberinto a enfrentarse a la feroz bestia. Finalmente, Teseo (hijo de Egen) se postula para entrar al laberinto a matar al minotauro y lo logra; saliendo del laberinto sin problemas con la ayuda de un hilo que le había dado su enamorada, Ariadna.
De este mito nace el cuento corto “La Casa de Asterión”, escrito por Jorge Luis Borges, publicado primero en 1947 en el diario “Los anales de Buenos Aires” y luego en 1949 en El Aleph. Borges ofrece aquí una mirada diferente del mito, propone un cambio de foco y se centra en Asterión, quién será el personaje principal y hablará en primera persona con un tono melancólico.
Borges logra humanizar a la bestia y el temor no es de los hombres al minotauro sino viceversa:

“algun atardecer he pisado la calle; si antes de la noche volví, lo hice por el temor que me infundieron las caras de la plebe, caras descoloridas y aplanadas…”(pág544).

A su vez Asterión nos hablará de su casa (el laberinto) gigantesca, infinita, un mundo -podría decirse- en donde se comportará como un niño abandonado y abatido. Jugará, se hará el dormido y hasta inventará otro Asterión que lo visita y a quien tiene que presentarle la casa. Todo esto para soportar la terrible soledad. Es así como hacia el final nos relata sobre las personas que llegan a su casa cada 9 años, a quienes “libera de todo mal”, caen y hacen de señalizadores de las diferentes galerías

“ignoro quiénes son, pero se que uno de ellos profetizó, en la hora de su muerte, que alguna vez llegaría mi redentor.” (pág545) Así se termina su monólogo, esperando la muerte. Pero Borges parece no estar conforme y el cuento da un giro final inesperado, Teseo sale del laberinto y se encuentra con Ariadna “-¿Lo creerás, Ariadna?- dijo Teseo-. El minotauro apenas se defendió”. (Pág 545)

Trabajé con Obras Completas de Jorge Luis Borges, editorial Emecé. Recomiendo este cuento por ser uno de los tantos cuentos exquisitos del autor, por darle un vuelco al mito y por su forma de escritura.

Tags
Mostrar Mas

Lucia Gonzalez

Lucia tiene 23 años, vive en Argentina y es estudiante de Letras de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, la orientación que eligió para su carrera es literatura extranjera. Sus autores preferidos son: Jorge Luis Borges, Shakespeare, Edgar Allan Poe, Mary Shelley, Lovecraft y muchos más. Las cosas que mas le gustan son: ver series, leer, escribir... y actualmente formar parte de Letra Critica.

Articulo Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tambien Leer

Close
Back to top button
Close
X